Cómo evitar los problemas de calidad y la pérdida de beneficios por el mantenimiento regular de las boquillas

El mantenimiento de la boquilla debe ser una parte regular de su proceso de producción si quiere mantener sus líneas funcionando eficientemente. Por ello, los ingenieros de Lechler han desarrollado un proceso de cinco pasos para prolongar la vida útil de las boquillas. Conozca los factores que pueden causar un rendimiento deficiente de la boquilla y qué señales hay que buscar cuando su boquilla no está pulverizando correctamente. Siguiendo el Proceso de Cinco Pasos, puede aprender cómo prevenir problemas de calidad y pérdida de beneficios significativos. El mantenimiento regular también es importante para nuestras boquillas de limpieza de tanques de alta calidad. Dado que estas boquillas son más complejas, Lechler ha desarrollado un concepto de mantenimiento especialmente diseñado para las boquillas de limpieza de tanques.

Factores que causan el mal funcionamiento de la boquilla

  • Erosión/ desgaste
  • Corrosión
  • Atascos/contaminantes
  • Mala manutención.
  • La comida y la cerveza
  • Daños accidentales
  • Instalación incorrecta
  • Operación en altas temperaturas
Boquillas desgastadasEjemplos de boquillas que muestran daños como la erosión, el desgaste, la corrosión o la contaminación.

Características del spray - ¿Qué buscar?


 <font color="#ffffff">Pulverizador<br> característica</font><font color="#ffffff">Tipo de daño de la boquilla</font><font color="#ffffff">Rendimiento de los aerosoles</font>
La tasa de flujoEl desgaste de los orificiosAumentar la tasa de flujo
Ángulo de pulverizaciónEl desgaste de los orificiosCambio notable en el ángulo de pulverización
Distribución de líquidosDaños en los orificiosEffective coverage or distribution will be compromised
Impacto del sprayBoquilla desgastadaImpacto reducido
El tamaño de la gotaEl desgaste de los orificiosEl flujo de líquido aumenta, creando grandes gotas que causan un mal rendimiento

Prolongación de la vida útil de la boquilla – Proceso de 5 pasos

  1. Cambiar el material de la boquilla
    El medio ambiente puede afectar al material de una boquilla, lo que puede causar erosión y desgaste.  La selección del material adecuado es crítica para asegurar una mayor vida útil de la boquilla.  Los materiales de la boquilla, como el PTFE o el PVDF, funcionan mejor que los metales si se pulverizan productos químicos corrosivos.
  2. Agregar un filtro de línea o un filtro
    Una filtración adecuada puede eliminar las partículas no deseadas, lo que puede dar lugar a la obstrucción y la restricción del flujo de la boquilla.  Por esta razón, se recomienda un filtro de línea o un filtro de boquilla incorporado con un tamaño de malla que impida que las partículas entren en la boquilla.
  3. Usar las herramientas adecuadas y el cuidado de la limpieza
    La limpieza de la boquilla debe hacerse regularmente pero con el cuidado adecuado. Sólo use cepillos de cerdas de plástico, sondas de madera o plástico para limpiar las boquillas. Evite el uso de cepillos de alambre y cuchillos metálicos porque pueden dañar la forma del orificio de la boquilla, lo que resulta en un rendimiento deficiente de la pulverización.  Si la boquilla está obstruida, sumérjala en un producto químico de limpieza no corrosivo, que ablandará y eventualmente disolverá las partículas.
  4. Detectar patrones de pulverización irregulares
  5. Programar el mantenimiento de rutina
    Las boquillas deben ser inspeccionadas regularmente y ser parte de su procedimiento operativo estándar.  Los procedimientos de mantenimiento rutinario de las boquillas más comunes implican:
    • Comprobar la alineación de la boquilla
    • Inspeccione los daños en la boquilla
    • Comprobar la calidad del patrón de pulverización
    • Vigilar los cambios en la tasa de flujo

Contacto

Lechler S.A., EspañaTeléfono +34 916 586 346Fax +34 916 586 347info(at)lechler.es